web analytics
Blog

CRISIS CLIMÁTICA (4)

 

GROENLANDIA SE DERRITE

Un estudio publicado en PNAS (Proceedings National Academy Science) de EE.UU. publicado el lunes 21 de enero de 2019, indica que la gran capa de hielo que cubre Groenlandia (en la imagen de entrada), se está derritiendo a un ritmo muy acelerado, y todo indica que puede haber alcanzado un punto de no retorno. Como consecuencia tendríamos un aumento del nivel del mar en todo el mundo dentro de dos décadas. Este estudio es el más reciente de una serie de artículos publicados ese mes que sugieren que las estimaciones científicas de que los efectos del calentamiento han sido, en todo caso, demasiado conservadoras. Se estima que está contribuyendo más al aumento del nivel del mar de lo que se pensaba. El Ártico se está calentando al doble de la tasa promedio del resto del planeta, y la nueva investigación se suma a la evidencia de que la pérdida de hielo en Groenlandia se está acelerando a medida que aumenta el calentamiento.

En el mismo mes, la revista Science publicó otro estudio constatando que los océanos se están calentando un 40 por ciento más rápido, en promedio, que un panel de las Naciones Unidas había estimado hace cinco años. El aumento del nivel del mar es el resultado del calentamiento global. Ello es debido tanto por la expansión térmica de los océanos como por el calentamiento de las capas de hielo. Las proyecciones indican que, si se alcanza los 1,5ºC que considera el IPCC como umbral límite, subiría el nivel del mar en unos 0,60cm, afectando a unas 80 millones de personas que viven en las costas.

¿Pero que es el umbral? Un umbral es el punto de no retorno a partir del cual un sistema cambia de estado. La energía empleada en superar ese umbral es muy distinta de la necesaria para el retorno. Es más, disponemos de energía de sobra para calentar el planeta, pero no la disponemos para enfriarlo.

En estos años, Groenlandia ha perdido unas 300 mil millones de toneladas de hielo, casi cuatro veces lo de 2003. Es decir, 300 gigatoneladas, teniendo en cuenta que una gigatonelada es un cubo de rubik de 1km x 1km x 1km.

Los ciclos cálidos se asocian con enormes pérdidas de hielo, y los ciclos fríos solo detienen que se derrita el hielo. Pero esto indica que se ha alcanzado un umbral: a medida que las temperaturas promedio aumentan, la fusión del hielo será más sostenida y los ciclos de enfriamiento tendrán un efecto menor en la reducción de la pérdida de hielo. En el lado contrario, la velocidad de la pérdida de hielo de la Antártida también se está haciendo más clara. Otro estudio publicado también PNAS, revisó los datos de cuatro décadas atrás, encontrando pérdidas más rápidas en algunas regiones de lo que los científicos habían estimado previamente.

Antartida

Sarah N (Pixabay)

En general, la Antártida perdió alrededor de cuarenta mil millones de toneladas de hielo por año en la década de 1980, pero en la última década ha estado perdiendo aproximadamente 250 mil millones de toneladas por año. Con este ritmo de pérdida de hielo, la Antártida contribuirá con 0,15 cm a la subida del nivel global del mar.

Las consecuencias para la Humanidad pueden ser catastróficas. El aumento del nivel del mar no solo afectará a las poblaciones costeras. Se desplazarán millones de personas al interior, afectará a los ecosistemas de los deltas de los ríos, manglares que desaparecen, especies que emigran por el calentamiento del agua.

Sin embargo, hablar de los puntos de inflexión podría menoscabar la capacidad de los humanos para mitigar el calentamiento global. Es posible que podamos controlar la rapidez con la que se funde la capa de hielo. Al limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, limitamos el calentamiento y, por lo tanto, también limitamos la rapidez e intensidad con que el derretimiento de Groenlandia afectará nuestros medios de vida a través del aumento del nivel del mar.

La información de las consecuencias de nuestros quehacer diario no debe ser alarmista, pero si consistente para que podamos abordar seriamente las soluciones a corto, medio y largo plazo. Cuando el IPCC dice que nos queda una década para resolver el problema del calentamiento global, no quiere decir que “ya llegará 2030 y lo arreglaremos”. Es un problema urgente a resolver ya. Medidas concretas para frenar las emisiones contaminantes. Y estas pasan, necesariamente, por prescindir de las fuentes de energías fósiles, cerrando las centrales térmicas, apostar por las energía renovables con respaldo (cuando no hay viento, sol o lluvia) de energía nuclear, en espera de la fusión no contaminante.

COMPARTE
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario